Vamos de robo, exitosa pese a pobre guión

por el 05/02/14 at 11:59 am

Fausto Mata y Manolo Ozuna en "Vamos de robo".

Fausto Mata y Manolo Ozuna en “Vamos de robo”.

Creo que la película “Vamos de Robo” es la mejor propuesta que hasta ahora ha dirigido el realizador, productor y actor Roberto Angel Salcedo. Desde mi punto de vista esta resaltable propuesta triunfó debido a dos factores:

1) El hecho de que se concentró toda la trama en torno a cuatro figuras centrales y las subtramas que adicionalmente se presentaron. Esto permitió mayor número de de situaciones que enriquecieron a nivel de contenido esta propuesta humorística. Igualmente la estelaridad que por separado tiene cada protagonista, asegura pluralidad de chistes y concentra más la atención del público que sigue a su estrella favorita.

2) La acertada decisión de Roberto Angel Salcedo limitarse en esta oportunidad a estar detrás de las cámaras, limitándose a escribir, producir y dirigir. Esto permitió que el realizador se enfocará mucho más en todo lo relacionado al aspecto técnico y demás. Entiendo que para el futuro debería considerar darle más calor a la silla de director, que compartir la misma con la de protagonista. El estar concentrado en las líneas a interpretar, pensar en las cualidades histriónicas a implementar, además del ego normal que tiene un actor, no da la libertad que debe tener un director que debe tener un director para orquestar todo un proceso de filmación, sin contar con el hecho de que si es también productor y guionista, complica mucho más las posibilidades de hacer un trabajo como corresponde.

 

Anthony Ríos y Kenny Grullón en "Vamos de robo".

Anthony Ríos y Kenny Grullón en “Vamos de robo”.

Lo bueno

El equipo de Roberto Angel Salcedo sigue avanzando en el recurso de aplicar como corresponde los costosos equipos de filmaciones que suelen utilizar. Igualmente lucen refrescantes y acertadas las diversas tomas aplicadas en la mayoría de las escenas filmadas en exterior. Si fueron bien aplicadas en “Profe por Accidente”, ahora se aprecian con más esmero.

Lo malo

La musicalización en ocasiones quería robarle protagonismo a la propia historia y a los actores. Por momentos el nivel de audio resultaba más molesto que agradable, independientemente de la buena composición y arreglos de la misma.

El guión sigue siendo el talón de aquiles en las películas que escribe, produce y dirige Salcedo. Si bien los mismos parten de una idea que puede verse como buena o interesante, la misma no se madura y profundiza como corresponde, optando por hacerse un guión a la carrera y sin los estándares cinematográficos requeridos.

Ya es el momento en que los productores y escritores comprendan que un guión bien estructurado es la clave principal para el triunfo incuestionable de una película. Ciertamente “Vamos de robo” ha sido un éxito en las salas de cine, pero eso no garantiza que esta fórmula se repetirá en futuras propuestas y más si no se toma en cuenta un real lenguaje cinematográfico, aquel que es tan indispensable en el cine y que separa al séptimo arte de la televisión o teatro.

Los códigos en el cine existen por algo desde su nacimiento en el 1895 de manos de los hermanos Lumière y perfeccionado posteriormente por George Méliès. Lógicamente ha evolucionado con los años y las sociedades, pero siempre apegado a celosos códigos que lo separan del convencionalismo visual. Es justo ahí donde debemos concentrarnos, en plasmar en guiones buenas historias que sean bien argumentadas o guionizadas.

Manolo Ozuna en "Vamos de robo".

Manolo Ozuna en “Vamos de robo”.

Aplaudo el hecho de que el cine popular local es indispensable para crear un hábito de cine y forjar así una industria que ya pasó de ser naciente a un negocio. Pero es momento de escalonar o equilibrar las cosas. Ya comenzamos a tener presencia internacional en varios festivales de cine, a la par de que tenemos una DG Cine en franca campaña para conquistar inversionistas extranjeros para que hana cine en suelo dominicano.

“Vamos de robo” es una película aceptable que al igual que otras muestra avances en la producción local, pero carece de un buen guión que le de un carácter más apropiado. Es protagonizada por Manolo Ozuna, Fausto Mata, Anthony Ríos y Carlos Sánchez. También actúan Luis José Germán, Nashla Bogaert, Kenny Grullón, Lizbeth Santos, José Manuel Rodríguez, Sergio Carlo y Francisco Vásquez, entre otras figuras.

Producida por Miranda Films, Sofía Films, Producciones Coral y Distribuidora Internacional de películas, esta cinta presenta la historia de Michael (Mata), Pedro (Ríos) Mateo (Ozuna) y Antonio (Sánchez), quienes se desempeñan como encargados del departamento de fiscalización de un banco cuya bóveda resulta ser robada. El botín fue de 150 millones de pesos y convierte a los cuatro empleados en los principales sospechosos, ya que aparentemente ellos eran los únicos que estaban en el banco al momento del robo.

Las diferentes conjeturas y situaciones que provocan este problema, hacen que estos sospechosos investiguen por su cuenta quiénes son los verdaderos ladrones, desatando esto una serie de situaciones ocurrentes y mucha acción.

Aunque sujetos a un guión, el humor repentista e improvisado de Mata y Ozuma es siempre bien recibido, así como uno menos popular por parte de Sánchez. Ríos brinda una intervención aceptable en su debut como actor, mientras que Cheddy y Germán se imponen sobre los demás secundarios.

La dirección de fotografía de “Vamos de robo” recae sobre Francis Adames, mientras que la edición es de Johan Vásquez y la musicalización corresponde a Amaury Sánchez. El sonido fue hecho por Franklin Hernández, la dirección de arte corresponde a Ricardo Folch, el vestuario es de Leandra Faña y el casting corrió por cuenta de Kiali Rodríguez.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=zCCTV1qaL9M[/youtube]

vamos-de-robo6

Una respuestas to “Vamos de robo, exitosa pese a pobre guión”

  1. juana

    Feb 11th, 2014

    Me encanto la vi 2veces porque con las carcajadas de todos me perdí algunas líneas.

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud